domingo, 5 de octubre de 2008

Recordando este verano... ¡¡EL ESPINO!!

¡Hola de nuevo!

El curso para Adolescentes (que el escolar seguro que ya estáis deseando que se vuelva a terminas) está a punto de comenzar, en breve os hablaremos del calendario y lo que está por llegar... pero antes, vamos a recordar una de las actividades para los más mayores.

Este es el testimonio de Laura, la única de Cuarto que fue al Espino, para que vayáis abriendo boca a lo que os puede esperar cuando lleguéis al ultimo curso.


<<El Espino, ¿y qué digo yo ahora de El Espino que nadie sepa ya?

Podría decir lo mismo que todo el mundo: que es un lugar perdido allá por Burgos, muy bonito eso sí, que conoces a muchísima gente, todos geniales, que tienes que madrugar para ir a la oración por las mañana... Bueno, lo típico.Pero también podría decir que es un lugar "mágico" en el que he pasado una de las mejores experiencias de toda mi vida, donde he aprendido muchas cosas sobre mí misma, sobre Dios, ¡e incluso que en Sevilla los chalecos tienen mangas!

Ahora en serio, no sé qué contar exactamente sobre El Espino, porque para mí no ha sido sólo un campamento. Ha sido algo... indescriptible que me ha llegado muy hondo, y creo que nadie que haya estado allí coincidiría al explicar lo que ha vivido en El Espino. Por lo tanto, y para no enrollarme más, mi consejo para el 2009 es: ¡Vente, no seas tonto, abre caminos hacia El Espino!>>


Y aquí os dejamos algunas fotos... si queréis saber más, visitad la página del 25 aniversario: ESPINO25





Por cierto, ¡¡seguimos esperando vuestras crónicas del campamento!!


1 comentarios:

Samuel dijo...

Tu dí que si, Laura...

El Espino es totalmente diferente a lo que estamos acostumbrados, merece la pena aunque sólo sea por probar (ya lo he dicho en alguna otra ocasión, pero la primera vez que fuí dije que no volvería, y me tuve que comer las palabras, porque volví 3 veces más, incluso en Pascua)

No perdáis la oportunidad cuando se os presente, es mejor que lo probéis vosotros mismos!